21 sept. 2012

Cómo tomar un cristal

Cómo tomar un cristal,
como atravezar la línea divisoria de un país en estado de emergencia
la piel de los leones, los cuernos
el marfil, los diamantes, la sangre a borbotones,
toma todos tus botones y hazte la
fijación de la belleza

mira tras la ventana y ve
lánzate de una soga a otra y busca tu propia carrera
nada de lo que hayas visto debes volver a ver
si las drogas te afectan, córtate las manos
y apunta hacia una nueva oferta

si no has aprendido cómo tomar un cristal, deberíamos tirar tu cuerpo
a una lata caliente y ver qué pasa
yo siempre me quemo las muñecas, tengo doscientas marcas
y una serpiente de rojo y negro avanza por mi pierna derecha
pregunto si las letras acaban saliendo o sólo es su cráneo desnudo

mira que apunto con una ak-47 afgana del siglo xix antes del profeta moreno,
estalla la cara de

perdón, me quivoqué
en medio de Sinaloa me he perdido dos bocetos
del rostro de una mujer de Kasajistán
una rubia china que habla un idioma que no entiendo

y la verdad es que los cristales se píerden en la espesura de las montañas africanas o de los desiertos asiáticos que no aparecen en los manuales turísticos
mucho menos en las recomendaciones del Manual oficial de caza de Chile 1979

si el humo no sale de los edificios en llamas, dónde quedarán los cerros de sal que guardé dentro de
la Sarajevo, o de mi pupila enferma esperando la necia luz de la carne muerta

no es posible que mientras me esté partiendo la sangre en caminos hacia el mar
y muera miles de veces alejado de la razón
el canto salomónico nos esté abriendo el río de Abraham, el igual a Mahoma

dime qué sentido tiene saltar al Mar Rojo y soltar mi frente si luego rompemos el Universo con el nombre del verdadero dios, partido en dios/diez/dos/voz

no queda nada entre la muralla y mis piernas que estallan el suelo, mientras caigo por Santa Corina abajo en el ritual de la escapada desenfrenada
satanás mostrando su mascarada tras la Intefadah

El Mercurio, sábado 7 de enero 2012

"el año pasado científicos norcoreanos descubrieron planeta cercano a la Vía Láctea donde los seres humanos seríamos llevados a campos de concentración para engorda. Tras veinte años en dicha disposición, los humanos eran entregados a las hordas de insectos carnívoros del lugar. Toda la faena estaría controlada por alienígenas que en la tierra asumirían la forma de señoras obsesionadas con las máquinas de los almacenes de barrio."

20 sept. 2012

Día 137 - A punto de colisionar con el asteroide verde

Llevaba al rededor de unas diecinueve semanas vagando a la deriva en el espacio cuando divisé a la distancia un punto verde acercándose a media velocidad. Pasaba de tal modo y cercanía que era posible que pudiera abrir la escotilla y saltar hacia aquel pequeño asteroide o planeta pequeño. Me costaba imaginar si era posible lograr hacerlo sin dañar mi frágil cuerpo, desgastado por el poco alimento que a esas alturas tenía. La masa verde se acercaba lentamente, podría decir que era como una gran ciudad, pero se acercaba como un círculo. Poco a poco divisaba lo e imaginaba la trayectoria y la fuerza del aventón que debía dar para llegar a aquel pedazo de tierra.

Sabía que esa oportunidad no se presentaría nuevamente. Puse todo mi ser en ese salto. Recuerdo que cuando iba en el aire vi por primera y única vez muchas formas desconocidas en el espacio sideral. Más que un viaje de contemplación, sentí un miedo tremendo que recorrió todo mi cuerpo. No podía mantener mis miembros quietos. Era todo temblores y enormes carreteras eléctricas sobre mi piel. Curso de la nave: en orden. Curso del astronauta: desconocido.

Las luces rojas intermitentes de la sala de comandos aullaban con su habitual rojizo al arrojarme al vacío. Parecía un hogar a la deriva - pensé-, mientras se distanciaba de mi ese ataúd metálico.

Catalina

Tras despertar de la muerte, Catalina se vio entre las sábanas del futuro. Abrió certeramente los ojos, como dos enormes calles, y pasearon las murallas de piedra y el techo de madera y paja. Tomo aire lentamente y deambularon escuetas y gruesas imágenes por su cabeza. No estaba ante una extraña ensoñación esta vez, sino que ante creaciones concretas en condiciones exactas.

De pronto, se reincorporó de su lecho y tomó sus carnes, sistemas y huesos hasta traspasar la puerta. Un enorme sifón de luz se poso sobre sus pupilas y una bocanada de aire inundó su largo cabello. La luz clara dejaba ver bajo sí un enorme campo de arrozales y pequeños grupos de árboles frutales. Corrió entre los cereales y tomó con su blanca mano la fruta que colgaba de una de las ramas bajas. Probó por primera vez sensación semejante. Disfrutó cada pedazo de carne y jugo entre sus dientes y lengua y garganta y corazón. Devoró la primera y comió la mitad de la segunda sin respiro, hasta que vio al otro rincón de la profundidad un hombre sentado bajo un árbol de frutos limpios como el cristal.
Dejó la fruta caer y caminó lentamente hacia el extraño. Su paso era de lento andar, tragándose la brisa de ningún lugar. Se acercó hasta poder hablarle, mientras el hombre seguía mirando las distancias de pájaros e insectos que circundaban el lugar. No hubo ser que el extraño no auscultara a paciencia. Esto, hasta que Catalina esbozó un tímido saludo.

- Hola-, dijo mirando fijamente al foráneo. - Soy Catalina, la nacida dos veces. ¿Quién eres tú?-, preguntó desde su cercano sitio.
El respondió con voz dulce y seria: - Soy Gabriel, nube de un sueño de las galaxias.

Ella, sin ánimo de ningún tipo, le tomó las manos y le señaló caminos al oído, ventanas bajo el mar de los ancestros. Las hormigas entraron por su boca, bailando como bestias que se acercan mucho al Sol. Pero, tras la risa, aves e insectos murieron al unísono. Un estruendo recorrió el campo y ambos apretaron los dientes y los pies. El viento corrió con caballos y el Sol desfigurando. Silbidos llenaron los pulmones de la tierra flotando, y Gabriel abrió su pecho de rejillas y círculos y dejó entrar a Catalina una y otra vez. Ella, desconcertada en el baño de su piel, soltó carcajadas de savia e hicieron el amor bajo la sombra del árbol de los frutos cristalinos.

A veces, se les ve riendo, mientas pájaros y hormigas invertidos recobran el sentido de la percepción.

Río ilegal

En la esquina de San Pablo con La Estrella se estaría formando un río de manera ilegal. Según fuentes cercanas, el hecho habría tomado nuevos ribetes al realizarse en pleno afluente un acto de liberación postanimal. Al parecer, un grupo de vegan-iconoclastas habría sustraído de una de las tiendas de comida para mascotas un saco de 10 kls. de alimento para gato hecho de pescado. Según últimas informaciones sin confirmar, los peces nadarían San Pablo abajo, pasado Serrano, sin fiscalización del SAG ni de Carabineros.

Al Qaer Yemen

Estados Unidos de Norteamérica acuerda con Al Qaeda el apoyo de 80.000 soldados musulmanes para atacar Yemen, doscientos gusanos alados atravesarán el cielo y lo quebrarán en tres partes exactas. Una enorme roca aparecerá desde el cielo y estará montado en ella Mahoma, quien vuelve de su ida al Paraíso. Cristo, el profeta moreno, susurrará un par de secretos al viento y el Islam lo replicará en sendas caravanas hacia la ciudad sagrada en el corazón de Abisinia. ¿Los enormes campos de opio irakí tendrán sus frutos este invierno?, ¿habrá de caer el Faro de Alejandría sobre la sierra de Eritrea?