25 may. 2014

la Hija de Pablo

Llevaba una buenos minutos así. También pudieron ser horas.

Pregunta tras pregunta, su mente viajaba por rincones de sí mismo muy lejanos y desconocidos. El miedo lo acechaba a cada salto. Temía algo que lo delatara, alguna trampa de su honestidad que abriera puertas que no fuera capaz de cerrar.

¿Cuál es el juego que más divierte a mi hija?, ¿cuál le provoca mayor satisfacción y qué desea más?, ¿cómo entiende mi hija a su familia, como entiende el cariño, el tiempo, el amor, el tener, el obtener y el dejar ir? ¿Será acaso el entender el motor de su percepción diaria o será otra forma?

Al terminar de escribir lo anterior en una hoja de su inmunda libreta, pasó junto a Pablo el frío sudor de la completa ignorancia. Sus últimos pensamiento le agobiaban y arrinconaban la ridícula percepción de su prefabricada relación. Esa sexta bocanada del que fuera el cuarto pito de marihuana a sus treintidós años de vida lo dejó en un estado profundo de reflexión que no se detenía y que lo impulsaba a pensarse, a interrogarse una y otra vez.

SILENCIO

SILENCIO

SILENCIO

SILENCIO

¿sentirá placer al tomar mis manos o al besar mis labios? se preguntó y sonó una quebrazón tremenda en su interior. Se repetía en silencio y en contra de la marea de su liberada mente que su hija de cinco años no sentía placer. O por lo menos que no era sexual. O por lo menos que no era como su sexualidad. O sea, que tenía otra forma de sentir su sexualidad. O no como los adultos. O que no era posesiva. O que no exigía. O que no le implicaba sacrificios. O algo así.

No supo explicar. No supo explicarse.

19 may. 2014

Aquí nace/yace el Sol


Sol. Me acepto.

"Sol. Me acepto perfectamente imperfeto e imperfectamente perfecto. Mi cuerpo, hijo de los hijos de los hijos del Inicio del Universo, dormita suave en la avenida de los siglos. Soy apenas el respirar de una gaviota en la tormenta eterna del tiempo. Pero aquí, sentado sobre la Nada, puedo abrazar la única cosa-del-mundo que no es perecedera: el amor. Cualquier persona que estime su alimentación sabrá que amar es comer, pues se observa, huele, siente, escucha, degusta, mastica, traga, deglute y transforma todo en lo esencial para la vida. Y amo no solo a los míos, que son mi hogar, sino que amo todo lo que está fuera de él. Lo demás, lo humano y pasajero, lo liviano y temporal, pasará por mi cuerpo, me recorrerá e irá a dar al foso de la mierda. Donde todo lo que es malo se reconoce y revoluciona para convertirse en un nuevo amanecer. Este rayo de luz que soy se apagará y mutará en innumerables seres y cosas del Universo, como el carbono que me forma y formó a hombres y seres del pasado de esta tierra o cualquier otra.
Todos los problemas que tengo provienen de la contradicción entre lo que soy y lo que he escrito antes de esto, lo niegue o no. Y decirlo no cambia nada de lo que soy, pero estas palabras viajarán por el Universo y en algún oído o sistema de recepción similar harán sentido. O eso espero. Es mi única pretensión humana."

Últimas palabras de un inca herido de muerte en el Cerro Navia. Al ser alcanzado por un hacha española, su cuello perdió la fortaleza para decir más. Al otro lado, en unos cerros pequeños en dirección al mar, sus amigos mapuche observaban sin poder hacer nada. Lo último que pudo ver fue el hermoso valle lleno de árboles de todo tipo y ríos hondos y claros y aves de gran tamaño y roedores en sus madrigueras y peces saltando del agua y tantos insectos y tanta hermosura que sólo pudo recibir su muerte en paz.

Perdido

Sólo perdido encontrarás del camino más allá avanzar. Deja tu cuerpo atrás, en el rincón del hedonismo. Estamos hechos de tierra y sal y agua tierna. Si crees firmemente verás su silueta desaparecer al posar tu rostro humilde en su faz. Deja que la vida vuele entre tu piel y las sábanas de tu respirar. Sólo en ti hallarás. Y tú ni eres tú ni los demás. Sino todo lo contrario.
Comienza a caminar, nadie oirá ni responderá. Únicamente el viento te ha de besar.
El sinuoso viento en tu nuca silbará la enorme canción del tiempo.

Pobres muertos

Pobres muertos, pobres, 
tendrán que esperar mi hermoso canto
sentados a la derecha de la Madre Sol 
mientras jugueteo con el Padre Luna de mis antepasados
que llenaban la tierra de miel ansiosa de fecundar.

Tomaré un tiempo porque llenaré el vacío del cielo y su silencio
con mi voz gigante que removerá las vibraciones más excelsas de la Divina
capa de Nubarrones tóxicos y abisales ventiscas de hielo.
No podrán decir que no les avisé, amigos míos,
pero me he de tardar una enormidad.
Ustedes, en cambio, besan mi piel todas las mañanas
en sinuosas formas junto al rocío.

Pobres muertos míos, si anduviera por ustedes,
a lo largo de los siglos, encontraría en mi ascendencia tantos pobres
que le harín honor a mis palabras. 

Mis pobres muertos han de ser pobres y muertos. La clase primero, pero en la 
morada final mi tumba se acostará junto a la Cruz del Sur y tiene 
siete caballos de fuego. Todo junto en la más tremenda explosión. Porque soy mis muertos y ellos y yo soy Dios y todos los Dioses vivos y muertos por los siglos de los siglos.

miércoles 23 de abril de 2057

El año 2032 será recordado por muchos acontecimientos en el mundo del fútbol, manifestaciones de la cambiante realidad chilena. Tras varias separaciones de la Concertación de partidos por la Reconstrucción de la Democracia, surge el Partido Escalonista de los Regionalistas Socialistas -PERSO, que obtiene mayoría en las elecciones populares. De tal modo, el caudillo Camilo Escalona cumple su anhelado sueño de ser Presidente de la República. Su única propuesta: regionalismo puro. Un profundo cambio recorrió la extensa franja de tierra. Así, los equipos regionales se convirtieron en sendas empresas populares de carácter antisantiaguino. No sólo existía esta pugna con la capital de parte de los clubes, hinchas de los grandes clubes de la RM se convertían a sus equipos de región y rompían sus banderas y camisetas en hermosas reuniones al calor de las hogueras improvisadas en las plazas públicas. Por una y otra zona los eternos rivales de antaño celebraban partidos de buen trato y solidaridad. Wanderers y Everton fueron los primeros en asumir la urgente necesidad de unión. Wandeverton de la Quinta Región se llamó la primera fusión de equipos regionales. Le siguieron Universidad y Deportes Concepción, Rangers Curicano y -de nombre desafortunado- Coquimbanos Serenos. Así una infinidad de equipos de barrios, universitarios, gremiales y sindicales. Todos antisantiaguinos. Luego de un par de fechas del Campeonato Nacional podían verse los efectos: Universidad de Chile y Colo Colo goleados de manera histórica por los rivales de provincia. En todos ellos se oía el cántico más extendido por todo el territorio: "Santiaguinos, conchetumares, sacoweas, no pueden ver el maaaaar".

Fútbol en el Nuevo Chile, miércoles 23 de abril de 2057