10 ene. 2015

Pangea

Pangea, añoro nuestras caminatas humanas por el paraíso africano y mis saltos de charcos a mi américa natal y la vecina india cuando nada tenía nombre. Existe en nuestros continente aún la nostalgia de aquellos viajes. Quien podría negar que los ganeses traídos a brasil como esclavos no se reencontraron con su tierra amada, aunque hayan sido traidos por la basura conquistadora. Todas las cosas tienen principios de ordenamiento cósmico muy particulares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

habla antes que el Dios del mono afiebrado realice la oración mortuoria de los siete planetas secretos intraterrestres