29 mar. 2016

19 de marzo

Por mirar las estrellas caí en un charco de lodo, /
¿sabrá la luna conquistar mi exilio? /
Cripta de oro para este chiquillo. /
Cogote morado, duros los codos /
y los ojos rotos.
Ni jaulas /
ni pesceras /
atraparán la vertiente /
de este jugo del que soy fruta. /
Ni la yuta, /
ni del deseo el teniente, /
crisparán mi sesera jauja.
Tibios los cristales, /
ardiendo el corazón y el sexo /
soy camino de regreso /
a mis pasos minerales.
Animales y fractales /
hacen muecas /
Con la boca chueca clueca /
En el pasillo del des iluso.
Callen las moscas /
que llegó la Serpiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

habla antes que el Dios del mono afiebrado realice la oración mortuoria de los siete planetas secretos intraterrestres